lunes, 6 de noviembre de 2017

Hodart

La joya llega con el Museo Nacional de Machado de Castro. Aparte de descubrir por casualidad a Watanuki y sus dibujos, sencillos, simples, preciosos, que presenta la exposición temporal, la permanente es una explosión de piezas. Conimbriga se hace romana y de ahí en adelante desfila un auténtico festival de escultura, bien puestas, bien iluminadas. El lugar acompaña. Odarte, escultor casi anónimo presenta un apostolado de terracota. Y  descubrimos a Joao de Ruao, excepcional su colección de esculturas. Cuando se acaban las palabras todavía hay más, pintura, artes decorativas…en fin, un espectáculo muy recomendable. Para postre un criptopórtico o galerías romanas para recorrer con calma en modo laberinto.
Hodart Vyryo es contratado en 1530 para esculpir la última cena en terracota. El destino es el refectorio del monasterio de Santa Cruz de Coimbra. Poco se sabe del autor, sólo su origen francés. Es resultado es magnífico en la penumbra de la sala.

domingo, 5 de noviembre de 2017

anunciación en aveiro



Dos bellas anunciaciones, en el museo de Aveiro, la primera de la escuela portuguesa, siglo XVI. La segunda de Agustino Masucci, 1742.

aveiro



Nuestra Señora de Madreselva, obra de 1500, de la oficina de Siena, en el museo de Aveiro.

museo aveiro



Muy recomendable el Museo de Santa Juana en Aveiro, arte por doquier. Hoy es gratis. Pintura, escultura, la iglesia de Jesús, todo enclavado en antiguo convento. Claustro siempre silencioso. “De profundis” empieza a decir la priora al lavarse las manos antes de comer, conocemos lo que es el “debillium”, al lado del refectorio. Usos y costumbres ya pasados.
Santa Juana, 1452-1490, hija de Alfonso V y de Isabel de Portugal. El museo se encuentra en el antiguo convento dominico, fundado en 1458. Allí descansan los restos de la santa. El retrato se atribuye a Nuno Gonzalves, obra de 1472.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Anónimo

Calvario anónimo del XV. El evangelista y su gesto, de niño resignado, fantástico. También en el Sampaio de Guimarães.

domingo, 29 de octubre de 2017

san francisco



Le oigo a alguien decir que si hay que visitar sólo una iglesia en Oporto visite la de San Francisco (1410). Tiene razón. Espectacular en su interior, con retablos enormes a ambos lados de la nave. Mártires franciscanos en Marruecos y árbol de Jesé. Luces que se filtran y añaden color a los dorados que recubren las columnas. No se pueden hacer fotos, falso, siempre hay desobediencia. Hay también museo y cementerio en sótano, le llaman catacumbal. No se pierdan la escultura sobre la caridad de Antonio Teixeira, de 1902. Suena el adagio de Albinoni, no se puede pedir más.
Árbol de Jesé. Filipe da Silva y Antonio Gómez. 1718.
Mártires. Manuel Pereira da Costa. 1751